Las películas españolas para Cronófono

Introducción

Hemos visto en nuestras anteriores entradas, en primer lugar, la historia y el funcionamiento del cronófono de Gaumont. A continuación, su catálogo general y la discusión sobre las películas rodadas por o para su sucursal en España. En tercer lugar, todas las películas exhibidas en España de las que hemos encontrado noticia. Buena parte de ellas formaban parte del catálogo de Gaumont o, aunque no sean claramente identificables, no parecen ser de producción española. Quedaría un último grupo, al que dedicaremos esta última entrada, en el que por descarte, recopilaremos aquellas otras grabaciones para Cronófono que no fueron realizadas por Gaumont y que cabe entender que fueron realizadas directamente por quienes disponían de alguno de estos aparatos. Sabemos, por ejemplo, que Ignacio Coyne y, quizás, Antonio Tramullas, realizaron alguna para su Cine Parlante Coyne, que, aunque instalado en Zaragoza, recorrió numerosas ciudades y pueblos especialmente en la zona norte de España. En la imagen que encabeza estas líneas, muchas veces reproducida, tenemos, por cierto, una clara descripción del funcionamiento del sistema: a la derecha, un proyector del que no vemos más que los rayos de luz que emite hacia la pantalla; a la izquierda, el gramófono de dos bocinas para reproducir el sonido, que aquí parece no con un sistema de amplificación de aire comprimido sino de llamas, mucho más potente, que podemos reconocer por el pequeño depósito de enfriamiento que vemos encima de la bocina. Justo encima, el ‘director de orquesta’, el aparato que conseguía la sincronización del proyector con el fonógrafo. Estos dos últimos elementos se solían situar detrás de la pantalla, como vemos en la ilustración.

El listado de las películas españolas, como decíamos, lo haremos por descarte: en nuestra última entrada hemos dado noticia de todas aquellas que hemos podido encontrar en la prensa española del periodo y que, claramente o con mucha probabilidad, formaban parte de los catálogos de Messter o de Gaumont. Las restantes, debemos entender que fueron grabadas presuntamente por cineastas españoles. Alguna de ellas, si no la mayor parte, probablemente por Ignacio Coyne o Antonio Tramullas para su empresa Cine-parlante Coyne, que instaló en 1906 y en 1907 consiguió la distribución en exclusiva del sistema Cronophone. No obstante, hay por lo menos un par de ellas que parecen haberse hecho con anterioridad a esta fecha y parece por tanto poco probable que fuesen realizadas por Coyne. Haremos un repaso de todas estas películas siguiendo el orden de su aparición en prensa. Debo recordar una vez más que solo he podido consultar la prensa disponible en hemerotecas digitales y queda fuera alguna tan importante como el Heraldo de Aragón, donde es posible que se publicasen noticias o anuncios de prensa con los estrenos del Cine-parlante Coyne. Hay otras películas que han sido atribuidas habitualmente a Coyne pero que, como veremos, en realidad forman parte del catálogo de Gaumont. Para intentan aclarar un poco más la autoría, haremos un breve repaso a la carrera de este para delimitar cuanto menos el marco temporal.

El Cine Parlante de Ignacio Coyne

Vamos a empezar con un repaso de la trayectoria empresarial en el mundo del cine de Ignacio Coyne porque resultará fundamental para dilucidar la posibilidad de que fuese el autor de alguna de las películas presuntamente dirigidas por él, o quizá por Tramullas trabajando para él. De hecho, una muy buena fuente para conocer esta trayectoria es la tesis de máster de Luis E. Parés sobre este último: «La actividad de Antonio de P. Tramullas como síntoma de la naciente industria cinematográfica española». Reproducimos el fragmento concerniente a Coyne, marcando las fechas porque después veremos que tienen su importancia:

«Tramullas llegó a Zaragoza en 1904 y empezó a trabajar en Eléctricas Reunidas, situada en la calle de San Miguel. En esa misma calle, en el número 5, estaba la tienda de fotografía de Ignacio Coyne. Ignacio Coyne pertenecía a una familia de fotógrafos navarros que se habían trasladado a Zaragoza, donde habían instalado una tienda de fotografía en 1872, convirtiéndose rápidamente en parte de la alta sociedad zaragozana. A Coyne le unía una gran amistad con los hermanos Napoleón, cuyo estudio visitaba asiduamente, por lo que es bastante probable que conociese gracias a ellos a Tramullas en ese cine[48] -no incluyo las notas, ya que se puede descargar gratuitamente el documento-. En 1904, Coyne había impresionado una serie de vistas de la ciudad tomadas desde un tranvía en movimiento que tuvieron mucho éxito. Las vistas (que se conservan) llevaban el título de Escenas callejeras (que contenía las siguientes vistas: Desde el Coso a la Calle Cerdán,Torrero y Ribera, Plaza de la Magdalena y Paseo de Santa Engracia) y fueron un gran éxito en la Zaragoza de esa época. Ello animó a Coyne a abrir una sala de cine estable en el número 5 de la calle San Miguel. Para ello contrató a Tramullas, que se convertiría en su gran colaborador y amigo[49]. La inauguración sería el 10 de marzo de 1905, y contaba “con los más avanzados aparatos de proyección y reproducción cinematográfica”[51]. La nota aparecida en el Heraldo de Aragón el 11 de marzo de 1905 daba cuenta de que a la inauguración había acudido lo más distinguido de la sociedad zaragozana. La entrada de la sala era de 30 céntimos la de preferencia y de 15 la general. Para amenizar el espectáculo había una pianola con la que se acompañaba los filmes y un explicador, Guillén y Larraz[52]. El papel de Tramullas era el de Operador de Cabina, pero acabó convirtiéndose en un estrecho colaborador en todas las facetas del negocio, desde la proyección de películas, al rodaje, revelado y preparación de las copias. En 1907, Ignacio Coyne compró la patente del sistema de sonido Gaumont Chronophone. Hispaniza el nombre del invento por el del Cine Parlante Coyne. El anuncio de tal invento aparece, entre otros sitios, en el número 8 de la revista Boletín Artístico-Cinematográfico. Este anuncio se repetiría en los números 9, 10 y 11.
En el número 9 de la misma revista aparecía, en la misma página que el anuncio, la siguiente noticia: “Ha sido nombrado representante de la ARTÍSTICO-CINEMATOGRÁFICA, D. Antonio P. Tramullas, cuya competencia en asuntos de esta índole garantizan su éxito y de ello nos congratulamos”. De esta nota se deduce que la dedicación de Tramullas a Coyne no era exclusiva y que intentaba ampliar su economía con otros trabajos.
Coyne decidió hacer una gira mostrando el Cine Parlante Coyne por distintas ciudades de la mitad norte de España. Antonio Tramullas fue el encargado de hacerlo. Es difícil establecer la cronología de estos viajes[53]. Se sabe que estuvo en Madrid en enero de 1907, contratado por Garrido para el Petit Palais de la Calle Barquillo: “Antonio de Padua Tramullas, representante de la casa Coyne de Zaragoza, fue contratado para ello por el gerente del Cinema Nacional[54], Garrido Jaúregui, (ex-alcalde de Madrid), quien había visto unas proyecciones suyas por Logroño que le hicieron decantarse por este espectáculo”[55]. En el artículo de Tramullas “El cine mudo y el cine parlante de hace veinticinco años”, cuenta: “En Madrid estuvo el Cine Parlante más de dos meses con éxito rotundo. Y esto que el repertorio de películas no se componía de muchos asuntos y éstos sólo tenían una duración de unos cinco minutos escasamente; pero como de dichas películas se proyectaban sólo dos o tres al final del programa mudo corriente, la proyección de las parlantes constituía una novedad”56 A principios de mayo de 1907 estaba en Lérida. La segunda semana de mayo está en Tarragona. Después, en la segunda quincena de mayo se encuentra en San Sebastián (en el Teatro Victoria Eugenia). Después de San Sebastián no se sabe muy bien dónde va, aunque en la entrevista ya citada publicada en Amanecer, Tramullas añade que presentó el Chronophone en el Teatro Arriaga de Bilbao, por lo que es de suponer que después de San Sebastián , allí viajase. Del 13 al 20 de septiembre se presentó el Cine Parlante en Calatayud y la última semana de septiembre fue a Huesca. Para las fiestas del Pilar había vuelto a Zaragoza. En enero de 1908, Tramullas presentó el Cine Parlante en el Cine Lina de La Coruña, volviendo a Zaragoza el 31 de ese mes[57].En ese mes de enero de 1908, Coyne rompió su relación con Manuel Reverter, que hasta ese momento había sido su socio en el cine. Tras un contencioso jurídico, Coyne hubo de indemnizar a Reverter con 26.500 pesetas de la época. Todos los historiadores acuerdan que este gran desembolso económico fue el causante de la ruina de Coyne, unido al hecho de que con ese mismo dinero Manuel Reverter pusiese en pie el cine Ena Victoria, que con las mismas pretensiones de fidelizar al público adinerado de Zaragoza que tenía Coyne, le robó la prioridad en las clases con dinero.»

Sabemos que más tarde, en un intento a la desesperada de conseguir algún éxito que permita la continuación de su empresa, viaja a Marruecos en 1909 para grabar escenas de guerra. Aunque consigue, por ejemplo, que la sociedad italiana Cines las adquiera para su distribución europea, no es suficiente. Coyne se arruina y cierra su local a finales de 1910. Muere en abril de 1912 y sus acreedores se reparten la mayor parte de sus objetos cinematográficos.

La cronología parece por tanto muy clara: en 1904 Tramullas llega a Zaragoza. Ese mismo año Coyne realiza algunas grabaciones de la ciudad. En vista del éxito, en marzo de 1905 abre un cine y Tramullas empieza a colaborar con él. Por el texto no sabemos si en 1906 ya tiene un Cronófono, pero en enero de 1907 Coyne adquiere la exclusiva del sistema durante cinco años y a partir de mayo de ese año Tramullas empieza una gira por toda España con el aparato. En enero de 1908, Coyne rompe las relaciones con su socio Reverter al que debe indemnizar. En 1909, viaja a Marruecos pero la empresa no es sostenible y le lleva a la ruina en 1910. Muere en 1912.

El problema es que en esa especie de memorias que redacta muchos años después Tramullas -«Cincuenta años de trabajo en la industria cinematográfica y eléctrica»- y que reproduce Parés en su tesis , las fechas no coinciden exactamente. Es posible que símplemente se equivocase de fechas, pues en el artículo que presentamos al final como anexo, dice que el Cine parlante de Coyne se estableció en 1908, algo que sabemos que es un error. Reproducimos de nuevo todo el fragmento en las fechas que nos interesan:

«1899. Un montaje importante de una instalación de una central eléctrica, movida a vapor en la que había de ser Azucarera de Nuestra Señora de las Mercedes, en Alagón, me trajo a esta región aragonesa. En aquel trabajo invertí, entre montajes y entretenimiento de la dicha central, unos cuatro años, ya que quedé de encargado de los diferentes
grupos eléctricos de dicha azucarera.
Pasé después a trabajar nuevamente en la especialidad cine, que me atraía y así lo hice, entre otras, con la casa FUSTER y ALICART, de Barcelona, montando instalaciones por infinidad de poblaciones de Cataluña y Levante, dando sesiones de cine y enseñando a operadores que debían manejar aquellos aparatos vendidos por dicha casa.
Se me ofreció después una plaza, de Operador y Jefe, de una tourné que los señores Gil Martínez y Compañía, de Bilbao, tenían proyectado con un aparato (el primero que vino a España) de marca MESTER de Berlín. Con dicho aparato y un pequeño stock de películas, visité montando y manejando aquella instalación todo Asturias y Galicia, así
como algunas plazas de Guipúzcoa, Álava y Vizcaya. Más de cien poblaciones en las cuales e cine fue cosa nueva para sus habitantes.
Terminada aquella tourné, y vendido por sus propietarios el aparato a una empresa de Logroño, el cual instalé también en el Teatro Bretón de los Herreros, y volví a Aragón y en el año:
1906, vine a Zaragoza, para montar una instalación de CINE SONORO, en el local que en la calle de San Miguel, había instalado el fotógrafo D. Ignacio Coyne (padre del actual fotógrafo D. Manuel). El aparato en cuestión se llamaba CHRONOPHONE GAUMONT, del cual tenía el Sr. Coyne la exclusiva para su explotación en España durante cinco años, de los cuales cuatro de ellos estuvo a mi cuidado su manejo, desempeñando entonces, también, el cargo de Representante de CINE COYNE, que así se llamaba aquel local. Los negocios no fueron prósperos para su propietario y así fue como el año 1910, pasé al Teatro Parisiana de Zaragoza (…)».

Repasemos las fechas: en 1899 empieza a trabajar como electricista en una azucarera en Aragón durante unos cuatro años. En una fecha indeterminada -1902?- trabaja para la empresa cinematográfica Fuster y Alicart por Cataluña y Levante. En otra fecha indeterminada, 1903?-1904?, trabaja para Gil Martínez y Cía con un aparato Mester. Recorre Asturias, Galicia, País Vasco y finalmente instalan el aparato en Logroño. No hace ninguna referencia a su trabajo para Eléctricas Reunidas en Zaragoza en 1904, que sería cuando presuntamente habría empezado a colaborar con Coyne. Vuelve a Zaragoza en 1906 e indica claramente que es para instalar el Chronophone Gaumont. Durante cuatro años, trabaja con este sistema, hasta que la ruina de Coyne le lleva a tener que trabajar para otra empresa.

Por lo que sabemos por una entrada anterior, en febrero de 1906 el Chronophone de Cecilio Alonso llega a Zaragoza. En Vitoria, antes de hacer un viaje a Zaragoza, hace una exhibición especial durante dos días en las que por primera vez encontramos dos películas españolas: la Barcarola de El Grumete y Fiesta andaluza. Es importante recordarlo para cuando veamos estas películas. El 13 de febrero Alonso viaja a la capital aragonesa («Ha salido en el mismo tren con dirección a Zaragoza don Celestino Alonso. El viaje de este señor obedece a que va a exhibir en Zaragoza “El Cronophóme” que estos días funcionaba en el Salón de Variedades»), el 16 se anuncia el cronófono en dicha ciudad, y el 21 se inaugura el “Cine parlante Coyne” con una de las películas que también había exhibido Celestino, Juerga de ingleses.

Antes de mediados de febrero de 1906 como muy pronto, por tanto, resulta difícil que Coyne o Tramullas hubiesen realizado alguna película para Cronófono.


Las películas atribuidas a Coyne

En el libro de Agustín Sánchez Vidal El siglo de la luz: Del kinetógrafo a Casablanca (1896-1946) (p. 101) se recogen las películas para Cronófono proyectadas en la sala de Coyne:

«Entre las películas que más aceptación tuvieron figuraban El apache Salvador, La risa, Amor silbante, Arrullos de amor, Los dos gemelos, Fiesta andaluza, La del pañuelo rojo, Barcelona [sic] de El Grumete, El pobre Valbuena y Los pícaros celos

Como vemos hay una mezcla de películas que ya hemos visto que formaban parte de los catálogos de Gaumont –El apache Salvador [sic, por silbador], La risa, Amor silbante, Los dos gemelos-, junto con otras que quizá fuesen realizadas por Coyne o, en cualquier caso, no aparecen en dichos catálogos: Arrullos de amor -tengo la impresión de que debe ser una película de Gaumont con el título cambiado-, Fiesta andaluza, La del pañuelo rojo, Barcelona [sic por Barcarola] de El Grumete, El pobre Valbuena y Los pícaros celos.

Pero la lista más común de películas de Coyne es la que citan Hernández Ruiz y Pablo Pérez Rubio:

«Es muy difícil precisar con exactitud la fecha de aquella legendaria primera sesión de cine parlante Coyne, aunque es probable que fuera a comienzos de 1906. Sí podemos precisar que durante las primeras proyecciones, ante la escasez de películas habladas, se ofrecía un programa mixto con predominio de los habituales rollos mudos. Probablemente la primera cinta sonorizada por el propio Coyne fue La del pañuelo rojo, en la que un conocido cantante interpretaba la popular copla; otros títulos proyectados fueron El pobre Valbuena, Serenata de Fausto y Una murga gitana
Javier Hernández Ruiz, Pablo Pérez Rubio. Cineastas aragoneses (PDF). Zaragoza: Servicio de Acción Cultural, 1992.

Similar a esta lista es la de Rotellar, con la particularidad de que se especifica de qué ‘murga’ se trata, aunque no proporciona fuentes para su afirmación:

«Fueron las primeras Serenata de Fausto, El pobre Valbuena y Una murga gitana en la que se cantaba aquello de:
Somos los maestros
de escuela ‘arruinaos’,
que hace que no comemos
desde el siglo ‘pasao’.»
Manuel Rotellar. Aragoneses en el cine español. Zaragoza: Ayuntamiento, 1971.

Hemos visto en el catálogo de Gaumont numerosas versiones de la ópera Fausto, por lo que parece muy probable que esta Serenata de Fausto fuese en realidad una de ellas, y no una grabación de Coyne. Ya hicimos referencia a esta posibilidad en nuestra anterior entrada.

En algunos casos, como en la ficha del catálogo de la Diputación de los fotogramas comprados con motivo de la exposición ‘Los Coyne. 100 años de fotografía’, se incluye también un Tocino parlante, que veremos también con más calma:

«Fotogramas de la película parlante La del pañuelo rojo … colección adquirida por la D.P.Z. con motivo de la exposición Los Coyne.100 años de … son: La pobre Valbuena, Una murga gitana, Serenata de Fausto, El tocino parlante

Finalmente, no le son atribuídas por ningún autor, pero no forman parte de la lista de películas de Gaumont: Domingo de Ramos, Don Pedro el Cruel y El iluso Cañizares. Quizá alguna de ellas también fuesen una película de Coyne o de Tramullas. Ahora que hemos visto la trayectoria de Coyne y las películas que se le atribuyen, veamos qué hay de verdad para cada una de ellas.

Películas españolas para Cronófono

1.- BARCAROLA DEL GRUMETE

No hay ninguna duda sobre la existencia de esta película, y no solo por los anuncios de prensa. El mismo Tramullas en el artículo que escribió para el aniversario de la revista Arte y cinematografía en 1936, y que ofrecemos como anexo al final de esta entrada, recordaba una anécdota relacionada con ella, cuando un campesino en las fiestas de Barbastro le dio una propina pensando que era él quien cantaba detrás de la pantalla mientras se proyectaban las imágenes. Agustín Sánchez Vidal, en su obra El siglo de la luz: Del kinetógrafo a Casablanca (1896-1946), también la incluye entre las que tuvieron más éxito de las proyectadas por Coyne, aunque por un error probablemente tipográfico se refiere a ella como ‘la Barcelona del Grumete’. ¿Es una obra de Coyne? Parece dudoso, pues la primera mención que tenemos en prensa es del 10 de febrero de 1906, antes de que Coyne comenzase a trabajar con el Cronófono de Gaumont. ¿Quién pudo ser entonces el autor de esta obra? No parece que Cecilio Alonso, que es quien la proyectó, realizase ninguna película. Se limitó a comprarlas a Gaumont y a exhibirlas, pero vemos que en esta sesión en Vitoria del 10 de febrero se especifica claramente que eran películas en español -«De las 9 películas, 2 son parlantes, en español-».

Es muy probable que no sea más que una casualidad, pues la zarzuela era bastante popular y una habitual de los repertorios de la época y por lo tanto no es tan extraño que se hiciese más de una película sobre ella, pero es cuanto menos curioso recordar que ya se había realizado una años antes sobre la Barcarola, la realizada en 1901 por Ángel Sáenz de Corona y a la que ya dedicamos en su momento una entrada. ¿Cabe la posibilidad de que se hubiese utilizado esta película para reproducirla con el nuevo sistema? Parece bastante improbable, lo que en inglés se llamaría un ‘long shot’. Para empezar, la música no parece posible que fuese la misma, porque la de Sáenz de Corona se hizo en cilindro, no en disco, ex professo para el Fonocromoscop. Lo más probable es que se recurriese a la práctica habitual de usar para el sonido grabaciones en disco de la época. No es imposible pero sí un poco extraño que alguien grabase un disco y además hiciese la película. Parece superar los medios técnicos de los artesanos de la primera cinematografía española . El hacer una grabación más o menos sincronizada con el disco escogido, si parece más factible. El problema es que, como veremos, en la mayoría de las películas que vamos a ver no he conseguido encontrar un disco que pudiesen utilizar para el playback, lo que sugiere que quizá debieran hacerlo ellos.

En este caso concreto, sabemos por la anécdota de Tramullas que el intérprete era un hombre, o no lo hubiesen confundido con él. Hay varias grabaciones anteriores a 1906, pero alguna de ellas interpretadas por Lucrecia Arana, por lo que habría que descartarlas todas. Nos queda una interpretada por Aineto en 1902 -en CHARM Kelly núm. de catálogo 62731- y otra por Moreno en 1905 – Kelly, nº cat. 62137-. Son las candidatas más probables. Queda pendiente el interrogante, por supuesto, de quién las utilizó para grabar una película entre esa fecha y principios del año 1906, como muy tarde.

Noticias de prensa

SALÓN VARIEDADES.- Sesiones a las seis, siete, ocho y nueve media de la noche. …
8º Barcarola del Grumete, (parlante.)
9º Fiesta andaluza, (parlante, con canto, baile y acompañamiento de palillos.)
Heraldo Alavés : Diario independiente de la tarde: Año VI Número 1554 – 1906 Febrero 10

Cinematógrafo Moderno … De los cuadros parlantes se presentarán dos estrenos, La barcarola del grumete y La risa del negro.
Diario del comercio : órgano del Partido Liberal Dinástico: Año XIII Número 3768 – 1907 mayo 19

2.- FIESTA ANDALUZA – UNA JUERGA EN SEVILLA – UNA MURGA GITANA

En este caso, tenemos muchas más dudas sobre de qué película estamos hablando. De hecho, podrían tratarse de hasta tres películas distintas, pues bien las titularon de manera diferente, aunque aquí por su contenido hemos decidido presentarlas conjuntamente, considerándolas una variación precisamente sólo del título. En la prensa hemos podido encontrar Una juerga en Sevilla, Fiesta andaluza («parlante, con canto, baile y acompañamiento de palillos») y otra, sin título, pero descrita como «pareja de baile de género andaluz, que hacía todos los movimientos con gran precisión, coincidiendo con el sonido de las castañuelas y la guitarra.» Esta última, dado que indica claramente que se trata de una interpretación instrumental, nos suscita más dudas. Quizá se trate de otra película de la que no tenemos ni siquiera el título. Respecto a ‘la murga’, creemos que puede aplicarse a dos tipos de películas diferentes: una, La murga, La murga insoportable, Murguistas insoportables y Murguistas de Berganzo, referente a un grupo de músicos que molestan a un conserje, que vimos en nuestra entrada anterior pues entendemos que es una grabación de Gaumont, y Una murga gitana que se correspondería a una actuación de música flamenca. La cuestión es que, a pesar de que esta supuesta Una murga gitana aparece en todas las filmografías de Coyne, lo cierto es que no he encontrado ninguna noticia de prensa que la presente con este título. Rotellar va aún más lejos y nos dice incluso la letra de la canción, que se correspondería al tango cantado por Manuel el Sevillano «Es soñar que feliz vivía», sobre el conocido tema de ‘pasar más hambre que un maestro de escuela’. Hay grabaciones de la época, por lo que parece plausible.

Noticias de prensa

SALÓN VARIEDADES.- Sesiones a las seis, siete, ocho y nueve media de la noche. …
8º Barcarola del Grumete, (parlante.)
9º Fiesta andaluza, (parlante, con canto, baile y acompañamiento de palillos.)
Heraldo Alavés : Diario independiente de la tarde: Año VI Número 1554 – 1906 Febrero 10

Anoche se verificaron en el Teatro Cómico las pruebas del cinematógrafo parlante.
Este aparato es muy notable y las vistas que se presentaron anoche, en unión del fonógrafo, resultaron de mucho efecto.
Un fragmento del segundo acto de «Hernani» fue muy elogiado, por lo bien unido que resulta la acción de los movimientos, hasta el extremo de haber sido aplaudido el cantante y salir este a saludar al público con la misma naturalidad con que se ve en el palco escénico.
Igualmente fue muy elogiada una pareja de baile de género andaluz, que hacía todos los movimientos con gran precisión, coincidiendo con el sonido de las castañuelas y la guitarra.
El espectáculo resultó muy del agrado de los que tuvieron ocasión de asistir a las pruebas.
El cromófono[sic] cantante empezará a funcionar el jueves, si la autoridad competente tiene a bien conceder el permiso.
La Dinastía : organo del Partido Liberal-Conservador de la provincia: Año XXI Número 7365 – 1906 septiembre 18

Teatro Eslava …
Una juerga en Sevilla y Escapuleto, (dúo en inglés), fueron los cuadros que se pusieron en el Cronófono, gustando mucho, especialmente el segundo, en que la ilusión de que los artistas ingleses cantan el dúo, es completa.
El Guadalete : periódico político y literario: Año LII Número 15963 – 1906 octubre 18

3.- LA DEL PAÑUELO ROJO

Otra película que me desconcierta. Todo el mundo da por descontado que fue realizada por Coyne, probablemente en 1907. De hecho, hay imágenes de esta grabación en la Diputación de Zaragoza, una de las cuales acompaña esta entrada. ¿Pero cuándo la hizo? La primera noticia de prensa que he encontrado es de junio de 1906 en Valencia. No es imposible que la hiciese Coyne, por tanto, aunque parece un tanto prematuro si empezó a trabajar con el Cronófono en febrero de ese año. Y hay otra cuestión intrigante: ¿Qué disco utilizó para el playback? No he podido localizar ninguna grabación en disco de este zortzico anterior a 1909 que no esté interpretada por una mujer, cuando vemos por la imagen que el intérprete era un hombre. ¿Se hizo un disco especialmente para la película? Parece un poco lejos de las capacidades e intereses de Coyne. Tenemos por tanto una situación muy similar a la de «La barcarola» de El grumete.

Dada su temática vasca, pensé incluso en la posibilidad de que hubiese sido una iniciativa de Cecilio Alonso, especialmente por una misteriosa noticia de prensa -que reproduzco a continuación- de una película sincrónica basada en ‘una canción antiquísima en Vitoria’, pero dado que La del pañuelo rojo está dedicada explícitamente a Bilbao, no parece un argumento muy sólido. Habría que incluir esta misteriosas canción vitoriana, por cierto, si es que realmente se hizo, entre otra de las realizadas en España para el Cronófono.

Fotograma de la película La del pañuelo rojo

Noticias de prensa

Teatro Circo
El cronophone
La función que se celebrará esta noche promete ser un acontecimiento, puesto que se estrenará una película sincrónica que ha de agradar extraordinariamente, tanto por su originalidad, como por tratarse de una canción antiquísima en Vitoria, cuyo origen es de la calle Correría y hará recordar a los buenos vitorianos la música, con agrado.
Heraldo Alavés : Diario independiente de la tarde: Año V Número 1312 – 1905 Abril 13

PETIT PALAIS (Pintor Sorolla).- Único cinematógrafo parlante. Hoy estreno de la película sincrónica «La del pañuelo rojo».
El Pueblo : diario republicano de Valencia: El Pueblo : diario republicano de Valencia – Año XIV Número 5135 – 1906 junio 11 (11/06/1906)
Las Provincias : diario de Valencia: Año XLI Número 14531 – 1906 Junio 11
El Pueblo : diario republicano de Valencia: El Pueblo : diario republicano de Valencia – Año XIV Número 5136 – 1906 junio 12 (12/06/1906)

Las cintas parlantes Amor silbante y La del pañuelo rojo, que resultan admirables por la perfecta armonía entre voz y la figura
Café-!! (Madrid. 1906). 24/2/1907, página 4.

4.- GORRO FRIGIO (Habanera)

En principio no debería haber ningún problema con esta película y no debería estar aquí, porque aparece en el catálogo de Gaumont. Pero las fechas no coinciden en absoluto. La que aparece en el catálogo, cantada por la italiana Lina Landi, (nº de catálogo 352) sabemos que fue grabada en París en 1907, mientras que la primera noticia de prensa sobre esta pieza se publicó el 26 de junio de 1906. La única explicación plausible es que esta «bonita cinta «habanera del Gorro frigio»» sea una grabación distinta.

No obstante, nos encontramos de nuevo con que no parece haber grabaciones en disco de dicha Habanera («Paseando una mañana»). Solo una en cilindro. Las demás (según CHARM) o son del Tango de la misma zarzuela o no especifica de qué pieza se trata (es una pieza interpretada por V. Urrutia y grabada el 12 de agosto de 1899, Kelly, nº cat. 63164). De nuevo, misterio sobre quién hizo la grabación de la música, pero también de las imágenes.

Noticias de prensa

Petit Palais.- (…)
El aparato Gramophone, único cinematógrafo parlante, sigue cada día presentando nuevos estrenos. Ayer noche presentó por primera vez la bonita cinta «habanera del Gorro frigio», que fue ruidosamente aplaudida en todas las secciones.
Las Provincias : diario de Valencia: Año XLI Número 14546 – 1906 Junio 26

5.- EL DOMINGO DE RAMOS

Empezamos ahora con una serie de películas basadas en zarzuelas que no suponen excesiva dificultad. Alguna ya aparecían en las películas sonoras rodadas por Coyne –El pobre Valbuena-. Otras, como esta que ahora nos ocupa, no. Obviamente no podemos saber si fueron hechas por él o por Tramullas, pero si hizo una de ellas, ¿por qué no iba a poder hacer las otras? Por las fechas no parece haber mucho problema. Todas están en el rango, aunque alguna un poco forzada, porque la zarzuela Don Pedro el Cruel se estrenó en 1908. Domingo de Ramos es una zarzuela cómica con letra de Miguel Echegaray y música de Tomás Bretón estrenada en 1895. El problema es que, una vez más, no he encontrado ninguna grabación que se pudiese utilizar para la película. La verdad es que parece un poco extraño la elección de esta zarzuela, porque no parece excesivamente popular en la época.

Noticias de prensa

Cinematógrafo Beliograff… En el cine parlante: La hermosa película «Domingo de Ramos».
La Publicidad : eco de la industria y del comercio, diario de anuncios, avisos y…: (17 Marzo 1910), Edición Noche
La Publicidad : eco de la industria y del comercio, diario de anuncios, avisos y…: (18 Marzo 1910), Edición Noche

Cinematógrafo Beliograff… Cine parlante, éxito de «Domingo de Ramos».
La Vanguardia, Edición del viernes, 18 marzo 1910, página 10

6.- DON PEDRO EL CRUEL

Respecto a la popularidad, lo mismo podemos decir de esta zarzuela escrita por Pedro Muñoz Seca y con música de Arturo Saco del Valle. Fue estrenada en 1908, y la única proyección que he encontrado es de 1911, por lo que parece poco probable que la realizase Coyne, a no ser que se hiciese muy poco después de su estreno. Recordemos que tanto Coyne como Tramullas fueron a Marruecos en 1909 para hacer reportajes sobre la guerra en curso. Quizá por esa falta de popularidad a que antes hacía referencia, no he encontrado ninguna grabación, ni de la época ni posterior, de esta obra.

Noticias de prensa

Gran éxito del – CINE PARLANTE DON PEDRO EL CRUEL
La tarde : diario independiente, de noticias y avisos: Año VIII Número 2509 – 1911 febrero 14

7.- EL POBRE VALBUENA

Esta es una de las películas que siempre aparece en las filmografías de Coyne, por lo que, ya que no hay información que lo desmienta, podemos considerar que así fue. Esta zarzuela de Carlos Arniches y Enrique García Álvarez con música de Tomás López Torregrosa y Quinito Valverde, sí fue muy popular, y hay varias grabaciones de la época. Algunas son orquestales o de coro (Banda municipal de Barcelona, en octubre de 1905 -Kelly nº 60497-; Artistas del Teatro El dorado de ese mismo año, Kelly nº 64607) por lo que tiendo a creer que si fue a partir de un disco con lo que se hizo la grabación debe ser la del dúo de Silva y Moreno en 1907 (Kelly nº 64227).

Noticias de prensa

Gran éxito del – CINE PARLANTE EL POBRE VALBUENA
La tarde : diario independiente, de noticias y avisos: Año VIII Número 2511 – 1911 febrero 16
La tarde : diario independiente, de noticias y avisos: Año IX Número 2512 – 1911 febrero 17

8.- EL ILUSO CAÑIZARES

Es un caso muy similar a la película anterior. La única diferencia es que, que sepamos, nunca ha sido atribuida a Coyne. Se trata de una zarzuela de 1903 bastante popular, a juzgar por las grabaciones de discos que se hicieron, de Valverde, Calleja y Arniches con música de García Álvarez y Casero.

No sabemos la pieza que se escogió para la película, pero, las grabaciones que he podido encontrar en esa época son: «El Schottis del Cu-Cu», interpretado por Soler y Soriano en 1906 (Kelly nº 64211); una pieza no especificada de 1906 interpretada por Carcellez (Kelly nº 63401) y otra del mismo año, tampoco especificada, interpretada por Pérez Soriano (Kelly nº 9247½u). Si la película es posterior, tenemos una grabación de 1909: Los «Couplets del Tongorongo» interpretados por Carrión (Kelly nº 321y).

Noticias de prensa

CINE PARLANTE EL ILUSO CAÑIZARES
La tarde : diario independiente, de noticias y avisos: Año IX Número 2514 – 1911 febrero 20

9.- LOS PÍCAROS CELOS

La única referencia que he encontrado de esta película es en las filmografías sobre Coyne. Debe ser cierto, porque la zarzuela existe, fue estrenada en 1904, y hay varios discos con sus piezas grabados en 1905 y 1906, por lo que es posible que se hiciese esa película. La mayoría de las grabaciones son de la Banda Municipal de Barcelona, por lo que en principio las descartaría, pero hay un dúo de Carcello y Pérez Soriano, que me parece la opción más probable (Kelly nº 64218). El problema es que no he encontrado ninguna noticia de prensa que anuncie su proyección.

TONINO PARLANCHÍN, TOCINO PARLANCHÍN, TOCINO PARLANTE

Esta película no creo que sea española y se encuentra al menos dos veces en los catálogos de Gaumont. A pesar de ello se incluye en la lista de películas de Coyne e incluso se dice que fue la primera película que vio Buñuel, como explica en Mi último suspiro. Vamos a intentar deshacer el entuerto. Empecemos por las memorias de Buñuel. Esto es lo que dice en el libro citado:

«EL PRIMER CINE
El 1908, siendo todavía un niño, descubrí el cine.
El local se llamaba «Farrucini». Fuera, sobre una hermosa fachada de dos puertas, una de entrada y otra de salida, cinco autómatas de un organillo, provistos de instrumentos musicales, atraían bulliciosamente a los curiosos. En el interior de la barraca, cubierta por una simple lona, el público se sentaba en bancos. Conmigo iba siempre mi nurse, desde luego. Me acompañaba a todas partes, incluso a casa de mi amigo Pelayo, que vivía al otro lado del paseo.
Las primeras imágenes animadas que vi, y que me llenaron de admiración, fueron las de un cerdo. Era una película de dibujos. El cerdo, envuelto en una bufanda tricolor, cantaba. Un fonógrafo colocado detrás de la pantalla dejaba oír la canción. La película era en colores, lo recuerdo perfectamente, lo que significa que la habían pintado imagen a imagen.»

La descripción de un fonógrafo detrás de la pantalla, nos puede recordar efectivamente el funcionamiento del Cronófono. Pero que se trate de una película de animación, creo que lo desmiente. Que yo recuerde, ni una sola de las películas de Gaumont o Meisster eran animación, coloreada o no. Lo que sí existe son películas de cerdos cantando, y además, más de una:

Esta que hemos visto es la versión muda y realizada por la compañía Pathé, pero en el catálogo de Gaumont aparecen al menos dos películas con el mismo personaje:

428 «La Kraquette» par le Cochon mondain Chansonnette en los catálogos de 1908 1909 1911 1912 GP, 17 mai 1912
429 «La Petite Tonkinoise» par le Cochon mondain

Como vemos, estaban interpretadas por un tal ‘Cochon mondain’. En este blog nos explican su historia: Se trataba de un artista de music-hall, Mr. Odeo, que actuó bajo este nombre desde 1906 hasta principios de los 30.

Lo más probable, por tanto, es que lo que Buñuel viese fuese alguna de estas dos películas creadas por Gaumont, y que probablemente Coyne simplemente compró, distribuyó y proyectó.

Lo curioso es que en prensa no he encontrado ninguna noticia sobre un ‘tocino parlanchín’ o ‘tocino parlante’. Es posible que se trate de una errata, pero con el nombre que se anuncia es ‘Tonino parlanchín’.

Noticias de prensa

Teatro Gayarre.– La casa Coyne de Zaragoza ha trasladado su famoso Cinematógrafo parlante a nuestro coliseo que hoy abre sus puertas nuevamente al público para dar a conocer la mayor novedad que se conoce hasta el día que son las películas parlantes. (…) y las parlantes gran novedad El Angelus en alta mar y Tonino (sic) Parlanchín.
El Eco de Navarra : (antes de Pamplona.). Periódico liberal y defensor de los intereses de la misma: Año XXXV Número 9885 – 1909 septiembre 25



ARRULLOS DE AMOR

También aparece en el listado de las películas más populares exhibidas en la sala de cine de Coyne una tal Arrullos de amor. Ya había sido proyectada por Celestino Alonso, por lo que no parece que fuese de Coyne. Podría ser de algún otro cineasta español, pero no he podido encontrar la menor referencia. Tengo la impresión de que se debe tratar de alguna película de Gaumont o Meisster con un nombre cambiado, pero me resulta imposible dilucidar cual. Por si acaso, aquí la citamos.

Anexo: Recuerdos de Tramullas

MIS ANDANZAS POR ESPAÑA
El cine mudo y el cine parlante de hace veinticinco años
por Antonio de P. Tramullas

Ahí van unas notas para publicar en el número conmemorativo de ARTE Y CINEMATOGRAFÍA, la revista decana y tan querida de los que como yo pasamos ya de nuestras «Bodas de Plata» con el Cinema.
… Hará de ello unos treinta años. Eran los tiempos de D. Luis Macaya, primer representante de la casa Pathé-Frères, aquel hombre de luengas barbas y pintureras jacas andaluzas, que, junto con Marro, me vendieron primero unas películas para exportar a Filipinas y más tarde otras para explotar por España.
Había hecho mi aprendizaje como montador y operador en el cine Napoleón, cuando los hermanos Lumière vinieron a instalar el cinematógrafo por primera vez en España, y, con un gran bagaje de ilusiones más que de posibilidades, emprendí mis andanzas por ciudades y pueblos, primero con cine mudo, con un aparato de cruz de malta –el primero que vino a España– de la casa Mesters.
Era ésta el arma poderosa de entonces. Con ella y un stock de veinte películas emprendí mi peregrinaje hacia Bilbao, Santander, San Sebastián, Vitoria, Asturias y Galicia. Y buscando el teatro donde le había o, en caso contrario, locales apropiados, se montaba la cabina, hallándome las más de las veces con mi peor enemigo, la falta de fluido eléctrico. Hice de todo: de empresario y otras veces de su representante, de operador e incluso de explicador en muchos casos … ; y, por si esto
fuera poco, como se trabajaba con un solo objetivo, las distancias focales eran un nuevo tormento en cada nueva instalación.
Fue por el año 1908 cuando por vez primera se presentó en Zaragoza el «Cine Parlante», el primer cine cuyo sincronismo era perfecto. El aparato fue construido por la casa Gaumont, de París, e importado a España por el cine Coyne, de la capital aragonesa. Con este aparato de construcción complicada, pero de funcionamiento perfecto en su sincronismo, recorrí infinidad de poblaciones: Zaragoza, Huesca, Barbastro, Calatayud, Logroño, La Coruña, Ferrol, Bilbao, San Sebastián, etc.
Fui contratado para que actuase en Madrid, y con el «Cine Parlante Coyne», que así se titulaba el espectáculo, inauguré el salón Petit-Palace en la calle del Barquillo, 14, local que, reformado, fue más tarde el Infanta Isabel y es hoy el María Isabel. Recuerdo que era su propietario D. Luis Garrido Juarizti, quien me contrató el espectáculo por haberlo visto en Logroño cuando lo presente en el teatro Bretón de los Herreros, de aquella capital.
En Madrid estuvo el «Cine Parlante» más de dos meses con éxito rotundo. Y esto que el repertorio de películas no se componía de muchos asuntos y éstos sólo tenían una duración de unos cinco minutos escasamente; pero como de dichas películas se proyectaban sólo dos o tres al final del programa mudo corriente, la proyección de las parlantes constituía una novedad.
Fueron aquéllos los tiempos en que se vieron y oyeron en España los primeros films parlantes, Y sería algo curioso –lanzo la idea por si alguien quiere aprovecharla– dar una sesión de cine parlante retrospectivo. Yo puedo ofrecer tres o cuatro de aquellas películas con sus discos correspondientes, que guardo como verdaderas reliquias. En esta sesión podríamos juntarnos algunos viejos amigos y antiguos compañeros que fuimos de paso los pionniers del cinema. Sería curiosa la comparación de aquellas películas sincronizadas con las del cine sonoro actual; sería una lección provechosa para
muchos y un acto de gran simpatía profesional.
El anecdotario de mis andanzas es copioso, pero con el propósito de no hacer extensivas estas líneas lo dejaré para otra oportunidad. Hoy sólo deseo hacer patente lo ajustado que sería el sincronismo del «Cine Parlante Coyne», que en Barbastro, y en plena feria, al salir del puesto de mando de los aparatos en una de las sesiones, pues éste se manejaba desde detrás de la tela, vi a un buen hombre, seguramente montañés o del Samontano, que me esperaba junto a la puerta que daba al escenario y que, al verme, exclamó:
Bien, maño, bien… Ya me paicía a mí que había gato encerrau aquí. Bien has cantau, bien … Toma, pa que te bebas un vaso.
Y me dió una perra gorda, que guardo como cosa muy estimada. El buen hombre se había figurado que yo había cantado la barcarola del «Grumete», cuando, ¡infeliz de mí!, no he sabido cantar nunca ni … las cuarenta.
Esto es algo de lo que a este cineísta le ocurrió en los comienzos del cine en España, pues aunque nací en Barcelona, en donde tuve los comienzos y mis relaciones dentro de la cinematografía, por «culpa» del cine parlante me alejé de la capital catalana, dejando allí buenos amigos, uno de ellos este hombre todo abnegación que con tesón y entusiasmo sigue publicando ARTE y CINEMATOGRAFÍA, a la que todo el ramo debiera rendir el tributo merecido, como lo hago yo con esta pobre pero cariñosa cooperación, deseando poder celebrar sus Bodas de Oro en su compañía y en la de los que me hubieren leído.

Arte y cinematografía: en el XXV de su publicación 1910-1935. Barcelona, 1936, p. 122-124

Bibliografía

-Gianati, Maurice, Lange, Eric. “Les catalogues des phonoescènes” en Gianati, Maurice y Mannoni, Laurent. Alice Guy, Léon Gaumont et les débuts du film sonore. New Barnet: John Libbey, 2012, p. 211-220

-Gianati, Maurice, Lange, Eric. “La filmographie des Phonoescènes Gaumont” en Gianati, Maurice y Mannoni, Laurent. Alice Guy, Léon Gaumont et les débuts du film sonore. New Barnet: John Libbey, 2012, p. 221-238

-Sánchez Vidal, Agustín. El siglo de la luz: aproximaciones a una cartelera. I del kinetógrafo a Casablanca 1896-946. Zaragoza: Ed. Caja de Ahorros de la Inmaculada, 1996

-Parés, Luis E. La actividad de Antonio de P. Tramullas como síntoma de la naciente industria cinematográfica española. Madrid: Universidad Rey Juan Carlos, 2012.

-Javier Hernández Ruiz, Pablo Pérez Rubio. Cineastas aragoneses (PDF). Zaragoza: Servicio de Acción Cultural, 1992.

-Manuel Rotellar. Aragoneses en el cine español. Zaragoza: Ayuntamiento, 1971.

-Alberto Cañada Zarranz. Llegada e implantación del cinematógrafo en Navarra (1896-1930). Pamplona: Gobierno de Navarra, 1997.

-Agustín Sánchez Vidal: Realizadores aragoneses. Zaragoza: Caja de Ahorros de la Inmaculada de Aragón, 1999.

-Alberto Sánchez Millán. “Ignacio Coyne”, en Joaquim Romaguera i Ramió y Peio Aldazábal (coord.), Hora actual del cine de las autonomías, Filmoteca Vasca, San Sebastián, 1990.

-Ángel González Piera., “Las escenografías de los sueños”, Serie de artículos en El Día de Aragón.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s